Método Do móvil: ¿En qué consiste?

22 de marzo de 2021

A menudo tendemos a pensar que la música es una cuestión de talento, una cualidad innata en las personas que, una vez nos hacemos mayores, somos incapaces de cultivar. Sin embargo, esto es un mito que oculta por la vía del romanticismo todas las horas de práctica y dedicación a las que se ven sometidos los músicos profesionales.

Por suerte, no hace falta ser un músico profesional para disfrutar escuchando ni tocando música. Es por eso que cada vez más se buscan sistemas de enseñanza que hagan más sencillo el acceso a este mundo tan apasionante. Así es como surge el método del do móvil, una forma de estudiar armonía relativamente nueva que ha revolucionado la manera de entender la formación musical. Desde Sounds Market nos hemos propuesto haceros un breve resumen de cómo funciona para meteros el gusanillo, animaros a estudiar música y convenceros de que nunca es tarde.

Comprar instrumentos musicales más baratos segunda mano y ocasión

Clásico vs. moderno

En los conservatorios de música existen dos grandes modalidades, el clásico y el moderno. El clásico, como su nombre indica, se caracteriza por el estudio de los grandes compositores de música clásica, además de por la utilización del do fijo. Este enfoque, más tradicional y riguroso, nos da una visión muy exhaustiva pero estática de las notas musicales. Digamos que un Si bemol va a ser siempre un Si bemol, da igual en qué tonalidad, en qué canción o contexto estemos inmersos. A pesar de que únicamente alrededor de 1 de cada 10.000 personas poseen oído absoluto, es decir, son capaces de reconocer una nota musical aislada sin referencias, este método parece orientado hacia ese pequeño segmento de la población.

método armonía teoría musical jazz do móvil

Sin embargo, para los estudiantes que optan por la vía del moderno, se ofrece una visión de la música más dinámica y determinada por el contexto. A este enfoque se lo denomina armonía moderna o funcional y se caracteriza sobre todo por la utilización del método del do móvil.

La importancia del jazz

La armonía moderna que se estudia en los conservatorios, con el Berklee College of Music como gran referente, está muy influenciada por toda la experimentación que los músicos de jazz llevaron a cabo durante el siglo pasado. Estos vanguardistas fueron poniendo a prueba qué es lo que “suena bien”, retorciendo la armonía tradicional hasta sus límites para hacernos entender que el oído humano es relativo, es decir, que funciona a partir de una referencia o punto de apoyo.

métodos teoría musical trompeta segunda mano

Partiendo de esta base, un Si bemol ya no es un Si bemol y ya está, sino que va a sonar de una manera u otra y nos va a producir una emoción distinta dependiendo de qué notas han sonado antes y sonarán después. De esta manera, el estudiante no se ve obligado a memorizar notas aisladas, sino que interioriza esquemas armónicos para adaptar las melodías a la tonalidad que sea necesario. Esto puede sonar un poco confuso de primeras, pero con un poco de dedicación nos da una visión muy práctica y agradecida de la música, permitiéndonos entonar melodías sin preocuparnos demasiado por los tecnicismos de la tonalidad en la que estemos.

Conclusiones

No todo el mundo puede ser un virtuoso cantando, ¡pero todo el mundo puede cantar! ¿Acaso cuando cantamos el cumpleaños feliz esperamos a que alguien nos diga en qué tono debemos hacerlo? Lo que suele suceder es que nos adaptarnos al contexto, dependiendo de la altura a la que estemos cómodos los presentes. Entre todos marcamos un punto de referencia, al que según el método Do móvil llamamos Do, para a partir de ahí dibujar la canción.

Este artículo no pretende ser una clase de teoría musical, solamente un incentivo para todos aquellos músicos que no se atreven a dar el paso para estudiar música a un nivel más teórico. Si te gusta la música, aunque no tengas ni idea de armonía y creas que ya es tarde para ti, no dudes en investigar más sobre el método Do móvil, te ayudará. Tampoco te puedes perder nuestra oferta en productos de segunda mano, en Sounds Market ofrecemos un sistema de pago entre particulares totalmente seguro, además de productos nuevos de las mejores tiendas locales al precio más competitivo.

Método Do móvil: ¿En qué consiste?
4.7 (93.33%) 3 votes

Hazte miembro

Recibe nuestro newsletter para estar al tanto de las últimas publicaciones

3 opiniones en “Método Do móvil: ¿En qué consiste?”

  1. Otra chorrada yanqui, que se creen que son los más listos y que han llegado a este mundo para enseñarnos a los demás las verdades de la vida.

    La armonía funcional o «moderna» (vaya huev…zos xD) existe desde la Edad Media, cuando ya diferenciaban entre funciones como la de «finalis» y tenor o «repercussa» o cuando al regular la composición de «organa» reglaban el uso de lo que consideraba consonancias y disonancias, basado en las relaciones armónicas entre las notas. Era una noción muy elemental y primitiva, cierto, pero ahí estaba.
    Y si avanzamos un poco en el tiempo, cuando en la música renacentista distinguían entre «cadentia autentica» y «cadentia plagalis» o cuando ya Tomás Luis de Victoria y otros empiezan a usar fḉormulas cedenciales como I-IV-I64-V-I; y qué decir de ese librito que hemos tenido que estudiar todos titulado «Funciones estructurales de la armonía», de Arnold Schönberg, y que no hacen más que incidir en que lo importante es la función armónica, no si esta nota es mi y aquella sol, para que vengan ahora los del país de Taylor Swift a enseñarnos música. Vamos, que han descubierto América los angloamericanos estos…

    Y para terminar, ¿por qué leches tenemos que comernos todas las mie..s que se les ocurren a los gringos? ¿Por qué siempre jazz y rock por todas partes y nunca flamenco, que es mucho más interesante, con sus docenas de palos y ritmos, musicalmente que el jazz. Por qué nunca música árabe o hindú, con las riquísimas posibilidades que ofrece sus escalas microtonales?
    Pues yo os digo por qué: porque en realidad toda esta banalización de la educación musical disimula la más pura y simple ignorancia y vaguería. O sea, «como no sé música», en vez de estudiarla en serio, voy a buscarme los atajos que pueda, en plan «operación bikini: ponte cachas en 2 meses», pero para música: «aprende música sin aprender música, de manera que logres canturrear o rasguear una guitarra pero sigas sin tener NPI de lo que estás haciendo y de por qué lo que tocas suena como suena».

    ¿Quiero decir con todo esto que es malo ser músico puramente de oído? NO, si uno quiere cantar el «cumpleaños feliz», como dice el artículo, pero si uno quiere avanzar y ser cada vez mejor, no le va a quedar más remedio que aprender las notas y entender por qué una progresión de acordes «suena bien» y otra no.

  2. Por cierto, nadie estudia en el conservatorio pensando en el oído absoluto porque, efectivamente, casi nadie tiene oído absoluto (incluídos muchos que dicen que sí, pero ese es otro tema), y de hecho el oído absoluto puede ser un obstáculo para la improvisación modulatoria porque el oído absoluto impone cierta rigidez mientras el relativo sería más adaptable a la movilidad de las funciones armónicas.

    Y saber qué nota se está tocando, auqnue no sea lo más importante, sí es básico para poder leer y pensar la música. Si no sabes qué nota tienes en el traste o en la tecla o en la voz o el instrumento que sea, ¿cómo sabes que es lo que pone en la partitura si no sabes si es lo que realmente estás tocando? Por «si suena bien»? Qué significa eso? Si estás tocando un pasaje que está en la región de tónica de do, por ejemplo, y tienes do-mi-sol-do en una mano y en la otra tienes que tocar, o con la voz cantar un mi, cómo vas a hacerlo si no sabes qué notas tienes en la guitarra?, porque podrías tener en la guitarra do-sol-do, que se te olvide el mi, y seguiría «sonando bien» porque las notas que estarías tocando siguen siendo las del acorde de do; es que incluso podrías estar tocando D-F-L-D y seguiría sonando bien, porque estarías tocando un acorde de fa en 2ª inversión, que también «suena bien» con un mi en la voz porque estarías haciendo un IV7 de la tonalidad de do o según qué acorde viniese después ese fa, o el mi de la voz, podría ser una apoyatura, una anticipación o mil cosas más que lo justificaran e hiciesen que sonase bien.

    Y digo esto como exalumno de conservatorio superior que abandonó en segundo de carrera asqueado y decepcionado con la enseñanza musical «seria».
    Los conservatorios matan la pasión y las ganas por aprender música, salvo alguna honrosa excepción de algún profesor fantástico que incluso a pesar del sistema educativo, consigue que te motives y te esfuerces en aprender, pero es verdad que los métodos de enseñanza son caducos y obsoletos.
    Pero que los métodos pedagógicos maten la creatividad y la pasión NO significa que LAS MATERIAS que se enseñan sean caducas ni obsoletas. Las materias siguen siendo tan válidas y necesarias como el primer día si uno quiere ser un músico con una formación seria. Duke Ellington, el que elevó el jazz a la categoría de música «seria» se puso a estudiar armonía y contrapunto cuando vio que a pesar de su enorme talento su baja formación musical teórica le estaba limitando mucho las posibilidades de ese talento. Hoy día ningún jazzman se escaquea de estudiar teoría musical.

    Así claro que es fundamental aprender las notas y las funciones armónicas/modales o serás un músico puramente intuitivo incapaz de tocar nada que se salga de lo que ya te sabes. Recordemos también que Paco de Lucía reconoció que si quería tocar el Concierto de Aranjuez, no le quedaba más remedio que aprender a leer porque ni siquiera con su oído sobrehumano le iba a ser posible tocar una pieza que se salía de los palos y los modos flamencos que se sabía de carrerilla, pero que fuera del flamenco ya no funcionan, igual que pasa con el jazz.

    Además, aclaremos también que NO es lo mismo sol# que lab, como todos los músicos de música barroca, renacentista y medieval saben. Que la gente sea tan garrula que no sepa, ni escuche, más que música afinada en el temperamento igual es su problema, pero si uno quiere introducirse en la música de vanguardia, o en la muy antigua, o en el uso de escalas no occidentales, TIENE, no es una opción, TIENE que saber que el temperamento igual sólo es una más de los cientos de posibilidades de afinación que ha habido en la historia.
    Escuchad esta piececita escrita para un temperamento desigual donde los bemoles son bemoles de verdad y los sostenidos, sostenidos, sobre todo desde 0:40:
    https://www.youtube.com/watch?v=0akGtDPVRxk

    En fin, que ya está bien de repetir como tontos todas las ocurrencias extranjeras. En las músicas hispánicas tenemos ya bastante campo de trabajo para llenar 20 vidas. Cuando en las películas de Hollywood salgan músicos de flamenco como protagonistas, o en las bandas sonoras suene salsa cubana o tango argentino, cuando en Spotify y en las radios de EEUU suene tanta bossa nova como funky, etc, etc, entonces la cosa estará normalizada. Mientras tanto, toda esta omnipresencia anglo en todas partes no es otra cosa que imperialismo cultural, lameculismo puro y duro.
    El conservatorio Berklee es la punta de lanza de penetración de esa invasión cultural en los conservatorios y academias europeos y por desgracia cada vez más escuelas están copiando sus temarios y planes de estudio. Acabaremos siendo todos «músicos» como Lady Gaga…

    1. Hola Alberto, muchísimas gracias por tus aportaciones, muy interesantes. Se agradecen mucho críticas tan bien argumentadas. Saludos 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *