Guía de pedales para bajo

08 de septiembre de 2021

Estamos muy acostumbrados a ver guitarristas con pedaleras enormes, que les permiten incorporar a su sonido una gran variedad de texturas y efectos. Sin embargo, los bajistas por lo general suelen ser más discretos, utilizando como mucho dos o tres pedales más allá del afinador. ¿A qué se debe esta tendencia? ¿Qué pedales son los más comunes para bajo y por qué hay otros que casi no se usan? Hoy en el blog de Sounds Market hablamos sobre pedales de bajo.

Bajos electricos de segunda mano en venta en Sounds Market

Una cuestión de estilo

Hace unos meses compartimos un artículo en el que repasábamos algunas de las claves para conseguir un buen sonido de bajo. A la hora de decidir si apostar por un sonido más grave o más agudo, concluíamos que lo más importante es tener en cuenta si la canción requiere simplemente un apoyo o si por el contrario hay espacio para un mayor protagonismo.

Por lo general, al igual que la batería, el bajo suele ser un instrumento más bien estructural, sobre el que se apoyan otros instrumentos más solistas como la guitarra, la trompeta o el violín. Esto se debe a su tesitura, que es considerablemente más grave que la de la guitarra y por tanto más difícil de percibir como melodía.

Es por este motivo que vemos con menos frecuencia el bajo como instrumento solista, y por tanto su sonido tiende a ser más uniforme y comedido que el de la guitarra. Sin embargo, en esto de la música no hay reglas inquebrantables y existen muchos artistas que hecho del bajo un instrumento protagonista, con grandes solos y sonidos experimentales. Jaco Pastorius, sin ir más lejos, es todo un referente en este sentido.

pedales, pedalera, bajo, eléctrico, guía

Los pedales imprescindibles

Aunque el sonido depende mucho del estilo de música que vayamos a tocar, hay algunos pedales que siempre pueden venir bien. Este es el caso del ecualizador, que a añadido mayores del que suelen incorporar los amplis, nos permitirá regular nuestro sonido con mayor precisión. Además, el mecanismo del pedal nos permite activar o desactivar una ecualización concreta con solo un movimiento, algo que puede resultar muy útil para cambiar de sonido de forma sencilla durante una actuación. El Boss GE-7 es un buen ejemplo de ecualizador gráfico muy usado con este propósito.

El compresor es otro pedal que puede ir bien en casi cualquier contexto, ya que nos ayudará a mantener un nivel de presión sonora más estable. Puede ser especialmente útil si vamos a utilizar distintas técnicas, como slap y dedos, ya que atenuará los picos de volumen y realzará las partes en las que falte un poco de presencia. Algunos de los compresores más utilizados por bajistas son el Ampeg Opto Comp, el EBS MultiComp SE o el MXR Bass compressor M87. El único contexto en el que puede ser menos recomendable es en jazz, ya que en ese caso nos interesa realzar las dinámicas al máximo.

Los pedales de efectos

En caso de que estemos buscando un efecto o una textura distinta, que cambie el sonido de forma notable, tenemos distintas opciones al igual que en la guitarra.

Si lo que necesitamos es un sonido más roto y saturado, tenemos principalmente dos opciones: el overdrive, el fuzz. El overdrive nos dará un sonido saturado pero orgánico, sin llegar a saturar demasiado la señal. Algunos ejemplos son el BOSS OBD-3 o el EBS MultiDrive SE. Si queremos algo más exagerado, pero sin perder la profundidad del bajo, lo suyo sería un fuzz como el legendario Electro Harmonix Bass Big Muff Pi.

Si por otro lado estamos buscando un sonido limpio, pero con mayor profundidad, la opción más lógica es el chorus. Este nos dará un sonido más rico, con un extra de relleno como si hubiera dos bajos tocando al mismo tiempo. Un buen ejemplo en este sentido es el BOSS CEB-3, que además incorpora un control del Filtro para seleccionar las frecuencias que no deseamos que se vean afectadas por el efecto, manteniendo unos graves definidos. También el Chorusaurus de Aguilar, aunque este sale bastante más caro.

chorus, bass, bass player, mejores pedales

Otros efectos bastante usados por bajistas son el Flanger y el Phaser. Ambos producen un efecto oscilante que puede ser divertido para dar un color distinto a una cierta sección de un tema. En el caso del Phaser, el efecto incorpora un barrido de señal y genera un sonido parecido al wah wah. Algunos ejemplos de estos pedales son el flanger BOSS BF-3 y el phaser MXR Phase 90.

Por último, tenemos los wah wah y los octavadores. Son efectos más puntuales y raros de ver, sobre todo para bajo, pero precisamente por eso resultan tan espectaculares cuando son bien utilizados. El EBS Octabass SE, por ejemplo, es una buena opción de octavador. Tenemos también el Digitech Whammy Bass, un modulador del pitch diseñado especialmente diseñado para bajo y muy divertido. En cuanto a wah whas, el Morley PBA-2 es uno de los más míticos.

Conclusiones

Como veis existen también un montón de opciones para modular el sonido del bajo. No hemos mencionado sintetizadores como el Electro Harmonix Bass Mono Synth que nos permite directamente cargar 11 sonidos de bajo sintetizado, o procesadores multiefecto como el Zoom B3n que incorporan toda la variedad de opciones en un solo pedal.

Como siempre, recomendamos probar la máxima variedad posible de opciones para después decidir cuáles se adaptan mejor a nuestro estilo con conocimiento de causa. No nos olvidamos de recomendaros también que visitéis nuestra sección de compraventa, donde podréis encontrar instrumentos y equipo musical tanto nuevo como de segunda mano al mejor precio, con la fiabilidad que da un método de pago entre particulares totalmente seguro y el seguimiento personalizado del equipo de especialistas de Sounds Market. ¡Os esperamos!

Guía de pedales para bajo
5 (100%) 1 vote

Hazte miembro

Recibe nuestro newsletter para estar al tanto de las últimas publicaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *