Epiphone: mucho más que la segunda marca de Gibson

Escrito por Sounds Market el 02 de marzo, 19

Para la gran mayoría, Epiphone no es más que una segunda marca, que hace modelos basados en los de Gibson, pero de menor calidad y más baratos. Pero no siempre fue así. ¿Sabías que, antes de que Gibson comprara Epiphone en 1957, eran dos marcas rivales? ¿Qué famosos guitarristas han tocado guitarras Epiphone? Conoce a través de este artículo las curiosidades de la historia de Epiphone, ¡no tiene desperdicio! 

A menudo se compara Epiphone con Squier, dado que ambas son las segundas marcas de los dos fabricantes de guitarra más famosos, Gibson y Fender, respectivamente. Aunque es un paralelismo lógico, son dos casos muy distintos. Mientras que Fender no empezó a producir las guitarras Squier hasta los años 80 (Squier era originalmente un fabricante de cuerdas de guitarra que Fender había comprado en los años 50), Epiphone tiene una trayectoria mucho más larga.

Guitarra eléctrica Epiphone.

De hecho, los orígenes de Epiphone se remontan a hace casi un siglo: 1924. Aunque su familia ya construía instrumentos desde hacía años en Turquía, Epiphone fue fundada en Nueva York por el griego Epaminondas Stathopoulo, cuyo apodo personal “Epi” mezcló con “Phone” (que en griego es “sonido”) para dar continuidad al negocio familiar de mandolinas. Con el paso de los años, Epiphone se fue adaptando a los nuevos estilos de música más populares de la época, como el country, motivo por el cual empezó a fabricar banjos, y el jazz, que le llevó a fabricar sus primeras guitarras en 1929.

1929 no fue un buen año para la economía americana, y tampoco lo fue para las guitarras de Epiphone, que no tuvieron el éxito esperado. Pero en 1931, Epiphone lanzó al mercado la Masterbilt, una guitarra que tuvo buena acogida por parte del público, que definió la estética de la marca y que entró en competencia directa con Gibson y su modelo L5.

Gibson L5 de 1936.

Poco después, en 1935, Rickenbacker empezó a vender la que se considera la primera guitarra eléctrica que salió al mercado, y Epiphone, siguiendo fiel a su evolutivo estilo de adaptarse a las nuevas tendencias, lanzó al mercado uno de los primeros amplificadores de guitarra eléctrica, así como efectos para jugar con el volúmen y el tono,  precursores del mítico “Wah Wah”, y las primeras guitarras de siete cuerdas.

Antiguo logotipo de Epiphone.

Y en 1941 lanzó uno de sus modelos de guitarra más emblemáticos, la Zephyr, un último punto álgido justo antes del inicio de la decadencia de la marca: en 1943, Epamonidas (“Epi”), fundador de la marca, falleció y la Segunda Guerra Mundial trajo de nuevo inestabilidad económica a Estados Unidos. A finales de los años 40, los hermanos de “Epi” vendieron la compañía a Continental, empresa que se dedicaba a la distribución de instrumentos de viento, que trasladó la empresa de Nueva York a Philadelphia, algo que no gustó a gran parte de sus trabajadores, que decidieron quedarse en Nueva York trabajando para otra empresa competidora, Guild Guitars.

Todos estos altercados conllevaron una bajada de la calidad de los instrumentos de Epiphone, y con ello también bajaron sus ventas. Fue entonces, ya en 1957, cuando Gibson decidió comprar al que había uno de sus principales competidores, con la intención de expandir su red de distribución más allá de Estados Unidos.

Las primeras guitarras eléctricas que Epiphone lanzó al mercado en esta nueva etapa con Gibson se produjeron en la fábrica de Gibson en Kalamazoo, y son considerados los modelos más míticos de la marca: la “Crestwood”, “The Professional” y la “Olympic”. Y ya en los años 60 se lanzó la Epiphone Casino, basada en la Gibson ES-330, tal vez el modelo más célebre de Epiphone, que usó nada más y nada menos que John Lennon en el White Album de The Beatles en 1969.

John Lennon tocando una Epiphone Casino.

Poco después, para abaratar costes, pero sin perder calidad, la producción de las guitarras Epiphone se trasladó a Japón y Corea, de dónde salieron otros emblemáticos modelos como la Sheraton o la Emperor.

Y ya a finales de los años 80, Gibson decidió agregar al catálogo de Epiphone versiones más económicas de algunos de sus modelos más populares, como la Les Paul (de la que hablamos en este artículo), la SG (de la que también hablamos en este otro artículo), la Flying V y la Explorer. Algo similar a lo que hacían Squier y Fender. Posteriormente también se empezaron a vender los “packs para principiantes” de Epiphone, que incluían una guitarra eléctrica de baja calidad con un cable y un pequeño amplificador, a un coste muy asequible.

Una Gibson Les Paul (izquierda) junto a una Epiphone Les Paul (derecha). La principal diferencia estética radica en la pala, que es más alargada en la Epiphone.

Lo que posiblemente fue una muy buena estrategia comercial para Gibson acabó suponiendo el fin de Epiphone como marca con carácter y personalidad, modelos exclusivos y únicos, para quedar relegada a un segundo plano y empezar a considerarse como la segunda marca de Gibson. Seguro que no era el destino deseado por su fundador “Epi”.

Sin embargo, a pesar de ser una segunda marca y de sus “packs para principiantes”, no se puede afirmar rotundamente que la influencia de Gibson en Epiphone haya sido negativa. Tras la Segunda Guerra Mundial y la muerte de “Epi”, Epiphone parecía abocada a la desapareición, y gracias Gibson, hoy una marca mundialmente conocida, que cuenta con modelos míticos como la Casino, la Sheraton y la Emperor, además de seguir produciendo muy buenas guitarras, que aunque estén basadas en modelos de Gibson, cuentan con una excelente relación calidad/precio.

Cuerpo de la Epiphone Casino.

Por ello, te invitamos a no tener prejuicios a la hora de comprar una de sus guitarras por el simple hecho de ser una segunda marca. Por calidad y por historia, ¡Epiphone es una muy buena marca de guitarras!

Y por si fuera poco, sus modelos han pasado por las manos de reconocidos músicos, entre ellos otro Beatle,  George Harrison, o Noel Gallagher. Incluso hay quienes también se han tatuado una Epiphone. Es el caso de Adam Levine, líder de Maroon 5, cuyo tatuaje sorprendió a muchos guitarristas durante su actuación en la Super Bowl de 2019. Muchos se preguntaron: “¿Por qué se ha tatuado una Epiphone y una Gibson?”

Adam Levine y su tatuaje de una Epiphone.

¿Quieres una Epiphone o una Gibson? Pues entonces te interesará descargarte nuestra app para músicos, Sounds Market, donde encontrarás miles de instrumentos musicales en venta de segunda mano. Hay muchas guitarras eléctricas en venta en Sounds Market, y entre ellas, como es de esperar, todos los modelos de Gibson y de Epiphone.

Además, Sounds Market incluye un método de pago seguro y envíos entre particulares, así como otras funcionalidades pensadas para músicos como clases de cualquier instrumento, reparación de instrumentos, buscador de estudios de grabación y locales de ensayo cerca… ¡y mucho más!

Descárgate ahora Sounds Market, ¡es gratis!

Instrumentos musicales de segunda mano en venta en Sounds Market, la app para músicos.

Hazte miembro

Recibe nuestro newsletter para estar al tanto de las últimas publicaciones

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *